REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE




PODER JUDICIAL
Juzgado Superior Tercero Del Trabajo De La Circunscripción Judicial Del Estado Zulia, con sede en Cabimas.

Cabimas, Tres (03) de Marzo de Dos Mil Dieciséis (2016)
204º y 155°

ASUNTO: VP21-R-2015-000136.

PARTE DEMANDANTE: LUIS CHANEL SANDREA PAREDES, venezolano, mayor de edad, portador de las cédula de identidad Nº. V.-16.047.177, domiciliado en el Municipio Cabimas Estado Zulia.-

APODERADO JUDICIAL: MISAEL BENITO CARDOZO PÉREZ, Venezolano, mayor de edad, abogado en ejercicio, inscrito en el Inpre-abogado bajo el Nro.25.462.

PARTE DEMANDADA: ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) ubicada en la Avenida Principal de San Francisco, Sector El Manzanillo, Muelle Francisco de Miranda, (antigua Casca), Municipio San Francisco del Estado Zulia

APODERADA JUDICIAL: PAOLA INMACULADA ALVARADO AYALA, Abogada en ejercicio, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo la matricula número 16.450.

PARTE RECURRENTE: Parte demandada ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA).

MOTIVO: COBRO DE PRESTACIONES SOCIALES E INDEMNIZACIÓN POR ENFERMEDAD OCUPACIONAL.

SENTENCIA INTERLOCUTORIA

Inició la presente causa por demanda incoada en fecha 08 de Abril de 2015 por el abogado en ejercicio MISAEL BENITO CARDOZO PÉREZ, en su condición de abogado asistente del ciudadano LUIS CHANEL SANDREA PAREDES, en contra de la entidad de trabajo ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA), siendo admitida el día 09 de Abril de 2015 por el Juzgado Segundo de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas.

Cumplidas las formalidades legales de Primera Instancia, se llevó a cabo la celebración de la Audiencia Preliminar por ante el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación, y Ejecución del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial Laboral del Estado Zulia, con sede en Cabimas, el día 09 de Diciembre de 2015, siendo las 09:00 a.m., oportunidad en la cual se dejó expresa constancia de la incomparecencia de la parte demandada ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA), ni por sí ni por medio de apoderado judicial alguno, por lo que el Juzgador a quo, consideró que una vez vencido el lapso previsto en el artículo 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, ordenar remitir el presente asunto a cualquier Juzgado de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, los cuales se computarían al día hábil siguiente a los fines de su decisión.

Visto lo decidido por el Tribunal a quo la parte demandada ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A. (ASTIMARCA), interpuso recurso ordinario de apelación en fecha 10 de Diciembre de 2015, el cual fue admitido en ambos efectos en fecha 18 de Diciembre de 2015 conforme a lo dispuesto en el artículo 131 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, remitiéndose las presentes actuaciones y recibidas por este Juzgado Superior Laboral en fecha 18 de Enero de 2016.

Celebrada la Audiencia Oral y Pública de Apelación en fecha 17 de Febrero de 2016, este Juzgado Superior observó los alegatos señalados por la parte que compareció a dicho acto, por lo que se procede a reproducir los fundamentos de hecho y de derecho de la decisión, de acuerdo a lo establecido en el artículo 165 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en los términos siguientes:
OBJETO DE APELACIÓN.

El día fijado para que tuviera lugar la Audiencia de Apelación en la presente causa, la representación judicial de la parte demandada recurrente señaló que acude ante esta instancia a apelar del auto que remite las actuaciones al Tribunal de Juicio, apela de esta autos toda vez que por causas ajenas a su voluntad, es decir, caso fortuito o fuerza mayor, el día que se celebraría la Audiencia, el día 09 de Diciembre de 2015 presentó un fuerte dolor lumbar por lo que acudió al INSTITUTO VENEZOLANO DE LOS SEGUROS SOCIALES a los efectos de ser atendida, allí la atendieron y le dieron un reposo y un informe médico porque no tenía buen caminar, por lo cual le dieron un reposo por 24 horas, toda vez que no podía caminar. Alegó que aparte de su persona existen otros apoderados, siendo un hecho notorio para el caso ANA DUMITRU que en el mes de Mayo 2015 fue designada como Gerente General de la Consultoría Jurídica de la empresa PDVSA PETRÓLEO S.A., por lo que no pudo asistir a este caso; otra compañera estaba en período de vacaciones, otras 02 colegas renunciaron y los demás residen en la ciudad de Caracas y Trujillo, por lo cual solicita se reponga la causa la estado de celebrarse nuevamente la Audiencia Preliminar.

Con respecto a los alegatos expuestos en líneas anteriores, este Tribunal Superior del Trabajo advierte que el objeto de apelación intentado por la parte demandante, se reduce a determinar: Si la incomparecencia de la demandada ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) a la Apertura de la Audiencia Preliminar celebrada por ante el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación, y Ejecución del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial Laboral del Estado Zulia, con sede en Cabimas, el día 09 de Diciembre de 2015, a las 09:00 a.m., se produjo por motivos justificados (caso fortuito o fuerza mayor).

Luego de haberse verificado los alegatos de apelación esgrimidos por la parte demandada como terceros intervinientes, esta Alzada para decidir observa:

MOTIVACIONES PARA DECIDIR

La Audiencia Prelimar, es una de las etapas fundamentales del proceso laboral diseñada básicamente para propiciar la extinción de la litis mediante el empleo de las formas alternativas de resolución de conflictos, a saber, la autocomposición (mediación y conciliación) o heterocomposición (arbitraje).

En cuanto a la incomparecencia de las partes (demandante o demandada) a la Audiencia Preliminar, Ley Orgánica Procesal del Trabajo dispone:

“Artículo 130. Si el demandante no compareciere a la audiencia preliminar se considerará desistido el procedimiento, terminando el proceso mediante sentencia oral que se reducirá en un acta, la cual deberá publicarse en la misma fecha. Contra esta decisión, el demandante podrá apelar a dos (2) efectos por ante el Tribunal Superior del Trabajo competente, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes.
Parágrafo Primero: El desistimiento del procedimiento solamente extingue la instancia, pero el demandante no podrá volver a proponer la demanda antes que transcurran noventa (90) días continuos.
(OMISSIS)
Artículo 131: Si el demandado no compareciere a la audiencia preliminar, se presumirá la admisión de los hechos alegados por el demandante y el tribunal sentenciará en forma oral conforme a dicha confesión, en cuanto no sea contraria a derecho la petición del demandante, reduciendo la sentencia a un acta que elaborará el mismo día, contra la cual, el demandado podrá apelar a dos efectos dentro de un lapso de cinco (5) días hábiles a partir de la publicación del fallo.”

Observa este Juzgado Superior que la obligatoriedad a la comparecencia de la Audiencia Preliminar es con el objeto de garantizar y facilitar un primer encuentro ante el Juez de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución, el cual estimule los medios alternos de resolución de conflictos, tal como lo señala la exposición de motivos de la constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, que incorpora los medios alternos para la resolución de conflictos, tales como el arbitraje, la mediación y conciliación; con el fin de evitar el litigio o limitar su objeto.

En diversas oportunidades la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, ha examinado las circunstancias que abren la posibilidad de impugnar por vía de apelación los efectos de la incomparecencia de las partes (demandante o demandada, según sea el caso) a las Audiencias Preliminar y de Juicio, siempre mediante la demostración de la fuerza mayor o el caso fortuito, tal como lo señalan los artículos 131 y 151 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, de modo que se trate de una causa extraña no imputable al obligado.

El caso fortuito o fuerza mayor se ha definido como el suceso que no ha podido evitarse, o que, previsto, no ha podido evitarse. Los casos fortuitos, lo mismo que la fuerza mayor, pueden ser producidos por la naturaleza o por el hecho del hombre. Para algunos autores no existe diferencia ni teórica ni práctica entre el hecho fortuito y la fuerza mayor. Jurídicamente, la distinción entre una y otra tiene escasa importancia, ya que ambas pueden ser justificativas del incumplimiento de una obligación. Otros autores estiman que el caso fortuito guarda mayor relación con los hechos de la naturaleza; por ejemplo, el desbordamiento de un río, los terremotos, las pestes, entre otros; en tanto que la fuerza mayor se origina por hechos ilícitos del hombre, como la guerra, la coacción material y otros similares.

Ahora bien, en cuanto a las situaciones extrañas no imputables a las partes (demandante o demandada, según sea el caso), la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, ratificó en su fallo Nro. 1.000, de fecha 08 de junio de 2006, lo siguiente:

“En ese orden, la Ley Adjetiva del Trabajo faculta al Juez Superior del Trabajo, a revocar aquellos fallos constitutivos de la presunción de admisión de los hechos por la incomparecencia de la parte demandada a la audiencia preliminar, bien en su apertura o en sus posteriores prolongaciones, siempre y cuando la contumacia responda a una situación extraña no imputable al obligado (el demandado).
Tales causas extrañas no imputables que configuran el incumplimiento involuntario del deudor (obligado) las adminicula el legislador en correspondencia con la norma transcrita en el caso fortuito y la fuerza mayor, y ante tal categorización, debe la Sala necesariamente aclarar las condiciones necesarias para su procedencia y consecuente efecto liberatorio.
Toda causa, hecho, obstáculo o circunstancia no imputable que limite o impida el cumplimiento de la obligación, debe necesariamente probarse. Tal condición limitativa o impeditiva debe resultar de orden práctico.
Asimismo, tal imposibilidad plena en ejecutar la obligación necesariamente debe instaurarse como sobrevenida, es decir, que se consolida o materializa con posterioridad a contraerse legítimamente la obligación.
De otra parte, la causa externa (no imputable) generadora del incumplimiento no puede resultar previsible, y aun desarrollándose en imprevisible, la misma debe ser inevitable, a saber, no subsanable por el obligado.
Igualmente y de manera conclusiva, debe especificarse que la causa del incumplimiento no puede responder a una actitud volitiva, consciente del obligado (Dolo o intencionalidad)...” (Subrayado de este Tribunal Superior)

Asimismo, nuestro máximo Tribunal, ha considerado prudente y abnegado con los fines del proceso como instrumento para la realización de la justicia, el flexibilizar el patrón de la causa extraña no imputable no sólo a los supuestos de caso fortuito y fuerza mayor, sino, a aquellas eventualidades del quehacer humano que siendo previsibles e incluso evitables, impongan cargas complejas, irregulares, que escapan de las previsiones ordinarias de un buen padre de familia, al deudor para cumplir con la obligación adquirida, explicando que naturalmente, tal extensión de las causas liberativas de la obligación de comparecencia a la audiencia, sobrevienen como una excepción de aplicación restrictiva, a criterio del Juzgador.

Bajo este hilo argumentativo, se debe señalar que la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, en decisión de fecha 27 de marzo de 2008 (caso Liliana Guerrero Arroyo Vs. Sociedad Civil Bentata Abogados), estableció que ha sido criterio reiterado y sostenido que en el nuevo proceso laboral los Jueces de Instancia tanto los de Sustanciación y Mediación, como los de Juicio, así como los de Segunda Instancia, deben utilizar el proceso como un instrumento para la justicia, y una de las columnas vertebrales de este nuevo proceso laboral es precisamente estimular la realización de las Audiencias de cara a lograr una efectiva y real mediación o realizar la Audiencia Preliminar o de Juicio que garantiza el debido proceso y la justa resolución de la controversia. También ha sido doctrina reiterada de la Sala, que cuando la parte no comparece por falta de diligencia deben aplicarse las consecuencias de Ley. Pero también ha dicho la Sala, que cuando por razones de fuerza mayor o de caso fortuito la parte no puede comparecer a las audiencias, los jueces tienen que humanizar el proceso y buscar la verdad verdadera.

En el caso de autos, la parte demandada recurrente ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A. (ASTIMARCA) alegó que no pudo comparecer a la Apertura de la Audiencia Preliminar fijada por el Tribunal a quo, para el día 09 de Diciembre de 2015, a las 09:00 a.m., en virtud de que fue atendida de emergencia Centro Ambulatorio Cabimas IVSS, indicando medico ambulatorio reposo medico por 24 horas. Asimismo para demostrar la veracidad de sus dichos la parte demandada recurrente promovió los siguientes medios de pruebas:

PRUEBAS DOCUMENTALES:

1.- Copia simple de Justificativos Médicos, de fecha 09 de Diciembre de 2015, emitido por el Ministerio del Poder Popular para el trabajo y Seguridad Social Instituto Venezolano de los Seguros Sociales Dirección General de Salud Centro Ambulatorio Cabimas IVSS, constante de UN (01) folio útil, rielado en autos al folio Nro. 259. En cuanto a esta documental la parte promovente solicitó que fuera confrontada con el original que consta en la causa signada con el No. VP21-R-2015-000135; en tal sentido esta Juzgadora una vez realizada la confrontación y verificada que resulta del mismo tenor que el Justificativos Médicos que riela en la causa signada con el No. VP21-R-2015-000135, considera necesario señalar que estamos en presencia de un documento público administrativo que emana de un funcionario o empleado de la Administración Pública (Dr. DELQUI A. BLANCO), en el ejercicio de sus funciones legalmente establecida, por lo que goza de una presunción de autenticidad y veracidad que puede ser desvirtuada, salvo prueba en contrario, en razón del principio de ejecutividad y ejecutoriedad que le atribuye el artículo 8 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, y por tanto deben considerarse cierto hasta prueba en contrario; y por cuanto la documental in comento no fue debidamente impugnada por la parte contraria en la oportunidad legal correspondiente, en virtud de no haber comparecido a la celebración de la Audiencia de apelación, es por lo que se le debe otorgar pleno valor probatorio conforme a lo dispuesto en el artículo 77 del texto adjetivo laboral, a los fines de comprobar que en fecha 09 de Diciembre de 2015, la abogada en ejercicio PAOLA INMACULADA ALVARADO AYALA actuando como apoderada Judicial ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) fue atendida en la emergencia del Centro Ambulatorio Cabimas IVSS, por presentar una lumbalgia, indicando medico ambulatorio reposo médico por (24) horas. ASÍ SE DECIDE.-

2.- Copias simples de Solicitud de Vacaciones de 2015, constante de dos (02) folios útiles, rielado en autos al folio Nro. 260 y 261. Analizada como ha sido las documental previamente descrita conforme a las reglas de la sana crítica establecidas en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, respecto a este medio de prueba esta Alzada considera por cuanto la documental in comento no fue debidamente impugnada por la parte contraria en la oportunidad legal correspondiente, en virtud de no haber comparecido a la celebración de la Audiencia de apelación, es por lo que se le debe otorgar pleno valor probatorio conforme a lo dispuesto en el artículo 78 del texto adjetivo laboral, a los fines de comprobar que el abogado en ejercicio YESENIA PAREDES titular de la cedula de identidad número V.-13.841.078, apoderada judicial de la empresa ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) se encontraba de vacaciones desde 07/12/2015 al 13/01/2016. ASÍ SE DECIDE.-

3.- Impresión de Designación de la Abogada ANA DUMITRU constante de UN (01) folio útil, rielado en autos al folio No. 260. Analizada como ha sido la documental previamente descrita conforme a las reglas de la sana crítica establecidas en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, respecto a este medio de prueba esta Alzada le otorga pleno valor probatorio conforme a lo dispuesto en el artículo 78 del texto adjetivo laboral, a los fines de comprobar que la abogada en ejercicio ANA DUMITRU, fue designada como encargada de la Gerencia de Asuntos Jurídicos de la Dirección Ejecutiva de Producción Occidente con fecha efectiva a partir del 22/05/2015. ASÍ SE DECIDE.-

4.- Copias de Cartas de Renuncia, constante de dos (02) folios útiles, rielado en autos al folio Nro. 263 y 264. Analizada como ha sido las documental previamente descrita conforme a las reglas de la sana crítica establecidas en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, respecto a este medio de prueba esta Alzada le debe otorgar pleno valor probatorio conforme a lo dispuesto en el artículo 78 del texto adjetivo laboral, a los fines de comprobar que los abogados en ejercicios ANTONIO TEMISTOCLES ROMERO MOLERO y ILANIA RODRIGUEZ titulares de las cedulas de identidades números V.-18.575.999 y V.-18.480.208, apoderados de la empresa ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) renunciaron al cargo colocando sus cargos a la orden a la Gerencia de Asuntos Jurídicos de PDVSA Industrial y sus Empresas Filiales Región Occidente. ASÍ SE DECIDE.-

5.- Copias simple Registro Electoral Consulta de datos, emitido por el Poder Electoral, constante de Ocho (08) folios útiles, rielado en autos al folio Nro. 265 al 272. Analizada como ha sido las documental previamente descrita conforme a las reglas de la sana crítica establecidas en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, respecto a este medio de prueba esta Alzada considera señalar que la misma constituye un documento público administrativo, por cuanto goza de la presunción de veracidad y legitimidad en virtud del órgano del cual emana; y por cuanto la documental in comento no fue debidamente impugnada por la parte contraria en la oportunidad legal correspondiente, en virtud de no haber comparecido a la celebración de la Audiencia de apelación, es por lo que se le debe otorgar pleno valor probatorio conforme a lo dispuesto en el artículo 77 del texto adjetivo laboral, a los fines de comprobar que las abogados en ejercicios que se encuentra insertos en el Poder Notariado de la empresa demanda la sociedad mercantil ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) los Ciudadanos JHON ANGEL MORALES SALAZAR, GABRIEL ELIAS ROJAS ESTE, NANCY DEL VALLE SUAREZ MONTILLA, ROMAN ALEXIS DURAN CASTELLANOS, ROSANNA UZCATEGUI DAVILA, SERGIO ALEJANDRO GARCIA LOZADA y ZHAYDA JOSEFINA CASTEJON DE SCHAPER, venezolanos, titulares de las cedulas de identidad números V.-20.034.865, V.-15.487.876, V.-6.517.330, V.-12.049.971, V.-6.860.190, V.-15.792.820, y V.-3.556.989, respectivamente su domicilio principal se encuentran ubicado en el Distrito Capital y Estado Miranda. Así mismo quedó demostrado que la Ciudadana YULY AMELIA ANDRADE MONTILLA, venezolana, titular de la cedula de identidad número V.-18.071.591 su domicilio principal se encuentran ubicado en el Estado Trujillo. ASÍ SE DECIDE.-

Visto el fundamento de apelación esgrimido por la parte demandada recurrente, y valorada como ha sido la prueba aportada en esta segunda instancia judicial, quien juzga dentro de su inalterable misión como órgano de Administración de Justicia, debe traer a colación nuevamente que en los casos de incomparecencia de la parte demandada a la Audiencia Preliminar se debe flexibilizar el patrón de la causa extraña no imputable no sólo a los supuestos de caso fortuito y fuerza mayor, sino, a aquellas eventualidades del quehacer humano que siendo previsibles e incluso evitables, impongan cargas complejas, irregulares, que escapan de las previsiones ordinarias de un buen padre de familia, plenamente comprobables a criterio del sentenciador.

En el caso que hoy nos ocupa, luego de haber descendido al registro y análisis minucioso de las actas que conforman el presente asunto laboral, este Tribunal de Alzada pudo comprobar que ciertamente en fecha 09 de Diciembre de 2015, la abogada en ejercicio PAOLA INMACULADA ALVARADO AYALA quien funge como apoderada judicial de la sociedad mercantil ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA), fue atendida en la emergencia Centro Ambulatorio Cabimas IVSS, por presentar una lumbagia, indicando medico ambulatorio reposo médico de 24 horas a partir del 09 de Diciembre de 2015.

Las circunstancias expuestas en líneas anteriores, a criterio de este Tribunal Superior Laboral encuadran perfectamente dentro del patrón de la causa extraña no imputable generada por eventualidades propias del quehacer humano, que aún siendo previsible e incluso evitable le impuso a la parte demandada cargas complejas que escaparon de las previsiones ordinarias de un buen padre de familia; quedando demostrado de este modo que la incomparecencia de la parte demandada la empresa ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) a la Apertura de la Audiencia Preliminar celebrada por el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial Laboral del Estado Zulia, con sede en Cabimas, fue por motivos justificados, por hechos irregulares e inevitables que le impidieron el cumplimiento de la obligación, en razón de la imposibilidad de la abogada en ejercicio por presentar una lumbagia, no pudo presentarse el día 09 de Diciembre de 2015, y en virtud del reposo médico por 24 horas; aunado a que de autos quedó demostrado que los restantes apoderados judiciales de la empresa ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A (ASTIMARCA) no podían asistir a la celebración de la Audiencia Preliminar por cuanto su domicilio no reside en el Municipio Cabimas, o porque se encontraban realizando labores distintas a la representante legal de la empresa, o por encontrarse de vacaciones o simplemente por haber renunciado a su cargo. ASÍ SE DECIDE.-

En tal sentido, esta superioridad considera necesario flexibilizar el patrón de conducta de la incomparecencia de la parte demandada a la celebración de la Audiencia Preliminar, tomando en consideración que la incomparecencia se produjo luego de que la apoderada judicial de la empresa ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A. (ASTIMARCA), PAOLA INMACULADA, por presentar una lumbagia ameritando acudir al Centro Ambulatorio Cabimas IVSS, indicando el especialista el reposo médico por 24 horas, evidenciándose con ello que su incomparecencia se produjo por motivo de una eventualidad propia del quehacer humano; debiéndose reponer la causa al estado que el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia con sede en Cabimas, fije por auto expreso la oportunidad para la celebración de la Audiencia Preliminar correspondiente, previa notificación de la parte demandante el ciudadano LUIS CHANEL SANDREA PAREDES, sin necesidad de notificación de la parte demandada sociedad mercantil ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A., por encontrarse a derecho; no obstante si antes de fijarse la celebración a la Audiencia Preliminar en la presente causa se pierde la estadía a derecho bien sea de la parte demandante, la parte demandada o de la parte tercero interviniente (ya sea por que alguna de las partes ejerzan el correspondiente recurso lo cual acarrearía la remisión del expediente al Tribunal Supremo de Justicia), debe el Juzgador de Sustanciación, Mediación y Ejecución correspondiente, tomar las medidas necesarias a fin de garantizar la estadía a derecho de las partes a fin de garantizarles se derecho a la defensa. ASÍ SE ESTABLECE.-

Por todos los razonamientos antes expuestos, esta superioridad procede a declarar: CON LUGAR el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada recurrente ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A en contra el auto de fecha 09 de Diciembre de 2015, dictada por el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas. SE ORDENA LA REPOSICIÓN DE LA CAUSA al estado que el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia con sede en Cabimas fije la oportunidad en que deba celebrarse la Audiencia Preliminar en la presente causa; previa notificación de la parte demandante el ciudadano LUÍS CHANEL SANDREA PAREDES. ANULÁNDOSE así el fallo apelado. ASÍ SE DECIDE.-
PARTE DISPOSITIVA
Por los fundamentos antes expuestos, este JUZGADO SUPERIOR TERCERO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, con sede en la Ciudad de Cabimas, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:

PRIMERO: CON LUGAR el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada recurrente ASTILLEROS DE MARACAIBO Y EL CARIBE S.A en contra el auto de fecha 09 de Diciembre de 2015, dictada por el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas.

SEGUNDO: SE ORDENA LA REPOSICIÓN DE LA CAUSA al estado que el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia con sede en Cabimas fije la oportunidad en que deba celebrarse la Audiencia Preliminar en la presente causa; previa notificación de la parte demandante el ciudadano LUÍS CHANEL SANDREA PAREDES.

TERCERO: SE ANULA el auto apelado.

CUARTO: NO SE CONDENA EN COSTAS a la parte demandada recurrente en virtud de la procedencia del recurso de apelación incoado.
Se ordena expedir copia certificada de esta Sentencia por Secretaría a los fines previstos en el artículo 248 del Código de Procedimiento Civil, en concordancia con el artículo 1.384 del Código Civil y ordinales 3ero y 9º del artículo 72 de la Ley Orgánica del Poder Judicial vigente.

PUBLÍQUESE, REGÍSTRESE y DÉJESE COPIA CERTIFICADA POR SECRETARÍA DEL PRESENTE FALLO TODO DE CONFORMIDAD CON LO ESTABLECIDO EN EL NUMERAL 3 DEL ARTICULO 21 DE LA LEY ORGÁNICA PROCESAL DEL TRABAJO.

Dada, sellada y firmada en la sala de Despacho del JUZGADO SUPERIOR TERCERO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, en Cabimas a los Tres (03) días del mes de Marzo del año dos mil dieciséis (2016). Siendo las 02:24 de la tarde Año: 205° de la Independencia y 156° de la Federación.


Abg. JEXSIN COLINA DÁVILA
JUEZA SUPERIOR 3° DEL TRABAJO (T)
Abg. NAILIBETH BOSCAN NÚÑEZ
SECRETARIA JUDICIAL (T)


Siendo las 02:24 de la tarde la Secretaria Judicial adscrita a éste Juzgado Superior del Trabajo deja constancia expresa que se dictó y publicó la presente decisión.


Abg. NAILIBETH BOSCAN NÚÑEZ
SECRETARIA JUDICIAL (T)

JCD/NBN.-
ASUNTO: VP21-R-2015-000136.-
Resolución número: PJ0082016000034.-
Asiento Diario Nro 14.-