REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


PODER JUDICIAL

Tribunal Superior Tercero del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia.

Cabimas, Primero (01) de Julio de dos mil Diez (2010).
200° y 151°

ASUNTO: VP21-R-2010-000099.

PARTE ACTORA: RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad No. V-15.751.087, domiciliado en el municipio Lagunillas del estado Zulia.

APODERADO JUDICIAL
DE LA PARTE ACTORA: YOSMARY RODRÍGUEZ MELÉNDEZ, LISBETH BRACHO, AURA MARÍA MEDINA GUTIÉRREZ, MARÍA RITA OCANDO MENZEL, JOHANNA ARIAS, JOHN ABRAHAN MOSQUERA, MIGNELY DÍAZ y YENNILY VILLALOBOS, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo las matriculas 109.562, 107.694, 116.531, 99.128, 85.304, 115.134, 110.055 y 89.416.

EMPRESA DEMANDADA: ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, inscrita ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, el día 21 de noviembre de 2003, bajo el No. 2, Tomo 4-A, domiciliada en el municipio Lagunillas del estado Zulia.
APODERADOS JUDICIALES
DE LA EMPRESA DEMANDADA: SANTIAGO RODRÍGUEZ y LEANDRO RAMÍREZ LÓPEZ, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo las matriculas 29.051 y 33.723.

PARTE RECURRENTE
EN APELACIÓN: Parte demandante: Ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ.

SENTENCIA DEFINITIVA: COBRO DE PRESTACIONES SOCIALES Y OTROS CONCEPTOS LABORALES.

Han subido a ésta Alzada las siguientes actuaciones, en virtud del Recurso de Apelación ejercido por la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ contra la decisión dictada por el Juzgado Noveno de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, en fecha: 18-05-2010; la cual declaró SIN LUGAR la demanda intentada por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ contra la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, por motivo de cobro de prestaciones sociales y otros conceptos laborales.

Contra dicha decisión, se anunció el Recurso Ordinario de Apelación, el cual fue oído en ambos efectos por el Juzgado a quo el día 28 de Mayo de 2010, en virtud de lo cual fue recibido el presente asunto en fecha: 22-06-2010 por este Juzgado Superior.

Celebrada la audiencia oral y pública de apelación en el día martes 15 de Junio de 2010, este Juzgado Superior observó los alegatos señalados por las partes que comparecieron a dicho acto, por lo que esta Alzada procede a reproducir los fundamentos de derecho de la decisión, de acuerdo a lo establecido en el artículo 165 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, verificándose lo siguiente:

La parte demandante recurrente ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ, a través de su representación judicial señaló como hechos centrales de su apelación los siguientes:

Que durante el procedimiento de la fase preliminar la parte demandada no compareció a una de las prolongaciones de la audiencia preliminar debiendo el Juez incorporar las pruebas consignadas por ambas partes y la representación judicial de la parte demandada no consignó prueba y remitir el expediente inmediatamente a juicio lo cual no ocurrió así, la demandada consigno un escrito de contestación antes de que lo remitieran a juicio y fue agregado al expediente.

En la audiencia de juicio la parte demandada negó la relación laboral no consignando en la primera oportunidad que fue la audiencia preliminar en el escrito de prueba la falta de cualidad de su representado para demandar a la empresa ITALINA DE CONSTRUCCIÓN C.A, y lo vino a solicitar en la audiencia de juicio dada la consecuencia de Ley de la incomparecencia de la empresa demandada en la prolongación de la audiencia preliminar donde existe una admisión de hecho relativa y en la audiencia de juicio se evacuan las pruebas que fueron promovidas y el Juez debe determinar los requisitos que deben llevar a la confesión ficta, es decir, si la petición del demandante es contraria a derecho o no lo cual el Juez de Juicio no tomo en cuenta y fue declarada improcedente la demanda en virtud de que tomo en consideración la contestación realizada por la demandada lo cual no debió ser así.
Y una vez que se negó esa relación en la contestación igual en la audiencia de Juicio, el Juez considero que las pruebas aportadas por el demandante no desvirtuaba lo que la parte demandada esta alegando que era la falta de cualidad, considerando que con los testigos que fueron evacuados en la audiencia de juicio demuestra que su representado prestó servicios para la demandada y aunado al hecho de que existe una admisión de hecho relativa por parte de la representación patronal, por lo que solicitó que se declare con lugar la demandada todo fundamentado en sentencia de fecha: 14-07-2009 JOSE VIONDI y MONACA cuyo ponente es el magistrado Perdomo.

Con respecto a estos alegatos, esta Juzgadora advierte, que el objeto de esta apelación se reduce en determinar si opera la admisión de los hechos en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A. al no comparecer a la prolongación de la audiencia preliminar, a fin de determinar la existencia o no de la relación jurídico laboral alegada por el ciudadano RAMÓN ÁLVAREZ en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A.

Por otra parte la empresa demandada ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN, C.A. no compareció no por si ni por medio de representación judicial alguna a la celebración de la audiencia de apelación.

Procede seguidamente esta Alzada cumplidas las formalidades de la Alzada y oídos los alegatos de la parte que acudió a la celebración de la audiencia de apelación realizada por ante este Tribunal a discriminar los hechos alegados por las partes en el presente proceso, por ante el Juzgado de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en la ciudad de Cabimas:

En este sentido alegó la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ, en su libelo de demanda que comenzó a prestar sus servicios personales en fecha 18-06-2006 para la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, en un horario de trabajo establecido desde las 06:00 p.m. hasta las 06:00 a.m., de lunes a domingo, con un día de descanso rotativo, desempeñando el cargo de vigilante, cuyas funciones eran la vigilancia de unos Ton House (sic) que se estaba construyendo en la urbanización Nueva Venezuela, devengando un salario de la suma de cincuenta y seis bolívares con siete céntimos (Bs.56,07) diarios.

Que en fecha 15-01-2009, culminó su relación laboral cuando fue despedido injustificadamente por la ciudadana ESTEFANÍA BOVE, quien funge como presidente de la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA; acumulando un tiempo de servicio de dos (02) años y seis (06) meses, por lo que reclama la cantidad de Bs.14.263,84 por los conceptos labores de antigüedad, vacaciones y bono vacacional vencidos, vacaciones y bono vacacional fraccionado, indemnización por despido e indemnización sustitutiva de preaviso establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, los intereses de mora e indexación judicial y el pago de las costas y costos del proceso.

En cuanto al escrito de contestación de la empresa demandada ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., resulta necesario señalar que del análisis efectuado a las actuaciones que conforman el presente asunto laboral, se pudo verificar que la parte demandada Sociedad Mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., no compareció ni por sí ni por medio de apoderado judicial alguno al acto de prolongación de la Audiencia Preliminar llevada a cabo por ante el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución de esta Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, primera fase del proceso judicial laboral, celebrada el día 03 de marzo de 2010 (folios Nos. 26 y 27), por lo que aplicó la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, Caso: Ricardo Ali Pinto Gil contra la Sociedad Mercantil Coca Cola Femsa de Venezuela, S.A. antes PANAMCO DE VENEZUELA, ordenando la incorporación de las pruebas presentadas por las partes y su remisión a este Juez de Juicio; por lo que dicha incomparecencia reviste carácter relativo, por lo tanto, desvirtuable por prueba en contrario (presunción juris tantum), por lo que en estos casos, el proceso continúa su cauce normal, con inclusión de la fase de contestación de la demanda, sin que se aplique directamente la consecuencia jurídica del encabezado del artículo 131 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, tal como lo dejó establecido la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (Sentencia N° 810 de fecha 18-04-2006, demanda de Nulidad por razones de inconstitucionalidad de los artículos 131, 135 y 151 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, ratificada en Sentencia Nro. 1184 de fecha 22 de septiembre de 2009), verificándose que la empresa demandada, sí dio contestación a la demanda en la oportunidad legal correspondiente, por lo que resulta improcedente el alegato explanado por la representación judicial de la parte demandante recurrente en la oportunidad de la celebración de la Audiencia de Apelación en la cual señaló que en la presente causa se debe aplicar “la consecuencia de Ley en cuanto a la incomparecencia de la empresa demandada a la prolongación de la audiencia preliminar donde existe una admisión de hecho relativa y en la audiencia de juicio se evacuan las pruebas que fueron promovidas y el Juez debe determinar los requisitos que deben llevar a la confesión ficta, es decir, si la petición del demandante es contraria a derecho o no lo cual el Juez de Juicio no tomo en cuenta y fue declarada improcedente la demanda en virtud de que tomo en consideración la contestación realizada por la demandada lo cual no debió ser así”, en consecuencia esta Alzada debe tener como válida la contestación realizada, en la cual el apoderado judicial de la parte accionada, Sociedad Mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., en la cual negó la relación de trabajo con el ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ y en tal sentido, negó la fecha de inicio 18-06-2006 y la fecha de culminación de la prestación de trabajo el 15-01-2009, el cargo desempeñado como vigilante, el salario devengado de Bs. 56,07, el despido, el tiempo de servicios de dos (02) años, seis (06) meses y veintisiete (07) día y las cantidades reclamadas en el escrito de la demanda por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ.

Del análisis realizado a los hechos alegados por las partes en el iter procedimental de la Primera Instancia, se ha podido establecer los siguientes hechos controvertidos así como el balance de la carga de la prueba correspondiente al presente asunto, los cuales son los siguientes:

1.- Determinar la existencia o no de la relación laboral alegada por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ en contra del la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN, C.A, y eventualmente en caso de existir una relación laboral entre el demandante y la demandada, verificar la procedencia o no de las cantidades y los conceptos reclamados.

CARGA PROBATORIA
En virtud de los limites de la controversia determinado en el presente asunto, corresponde a esta Alzada determinar la procedencia o no de las pretensiones alegadas por las partes, al respecto observa este Juzgado que el Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Social, ha dispuesto en múltiples y reiteradas Jurisprudencia, entre otra en Sentencia de fecha 11-05-2004, con Ponencia del Magistrado Dr. Juan Rafael Perdomo, que: “El demandante tiene la carga de probar la naturaleza de la relación que le unió con el patrono, cuando el demandado en la litiscontestación haya negado la prestación de un servicio personal”; y en tal sentido al constatarse que en el presente asunto la Empresa demandada al momento de contestar la demanda negó y rechazó expresamente la relación de trabajo aducida por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ, en consecuencia recae en cabeza del demandante la carga de probar la existencia de un servicio personal, remunerado y por cuenta ajena, y demostrada la relación laboral, corresponderá carga de la empresa demandada demostrar la improcedencia de los conceptos demandados en base al principio de distribución de la carga probativa prevista en los artículos 72 y 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Seguidamente procede esta Alzada antes de entrar al conocimiento de fondo de la presente controversia en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ, procede al análisis de las pruebas aportadas en las actas por las partes que intervienen en el presente asunto, teniendo en cuenta éste Tribunal las instituciones laborales que regulan la materia así como la sana crítica y criterios que han sido suministrados por la Sala Social del Tribunal Supremo de Justicia los cuales hace suyos ésta Juzgadora, en la siguiente forma:

PRUEBAS DE LA PARTE DEMANDANTE:

I.- INVOCÓ EL MÉRITO FAVORABLE de las actas procesales: quien decide observa que la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia ha establecido en reiterada y pacifica jurisprudencia que dicha alegación no es un medio de prueba sino la aplicación del principio de la comunidad de la prueba o de adquisición, que rige todo el sistema probatorio venezolano y que el Juez está en el deber de aplicar de oficio sin necesidad de alegación de parte, razón por la cual al no ser promovido un medio probatorio susceptible de valoración, ésta Alzada considera que es improcedente valorar tales alegaciones. Así se decide.-

II.- PRUEBA DOCUMENTAL:

1.- Promovió copias certificadas de expediente administrativo suscrito por ante el órgano de la Inspectoría del Trabajo signado con el número 075-2008-03-002004 en virtud de la reclamación realizada por el ciudadano RAMON ALVAREZ en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., insertas en el presente asunto desde el folio 31 al 44. Dichas documentales fueron reconocidas por la representación judicial de la empresa demandada, no obstante las mismas no aportan elemento de prueba alguna que permita esclarecer los hechos controvertidos de marras, motivo por lo cual en aplicación de la regla de la sana crítica establecida en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo la desecha y no le otorga valor probatorio alguno. Así se decide.

III.- PRUEBA DE TESTIGO:


La parte demandante promovió las testimoniales juradas de los ciudadanos JOSÉ LEONARDO ROJAS, LUÍS AMÉRICO VILORIA HERNÁNDEZ, ARCENIO JOAQUÍN CALDERA y WILMER ANTONIO GARCÍA, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédulas de identidad No. V-16.440.544, V-11.179.865, V-12.467.214 y V-8.699.308 y domiciliados en el municipio Lagunillas del estado Zulia. Es de observar que dicha prueba fue admitida y evacuada por ante el Tribunal de la causa, no compareciendo a rendir su testimonio por ante el Juzgado a-quo el ciudadano LUÍS AMÉRICO VILORIA HERNÁNDEZ.

Con relación a la testimonial rendida por el ciudadano WILMER ANTONIO GARCÍA, manifestó conocer al ciudadano RAMÓN ALVAREZ porque fue trabajador con el en la empresa y que él trabajó para la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN, C.A, dos (02) meses después que empezó la obra como maestro de obra. Que no sabe quien era el encargado de la obra, pero le decían Checano, quién le trabajaba al señor Paolo que era el dueño de la obra. Que sabe y le consta que el reclamante prestó sus servicios en la obra desde el día 18 de junio de 2007 porque él (testigo) era delegado de los desempleados y lo conoció allí porque era el vigilante de la obra, y él (testigo) trabajo casi un año y que no recordaba la fecha pero fue casi un año, cuando dejo de trabajar el ciudadano RAMÓN ALVAREZ siguió trabajando, y que se hicieron cinco (05) Ton house (sic), dos (02) dobles y uno (01) sencillos, y desde que se empezó el contratista instalo unos materiales y el demandante empezó desde el mismo momento que se inicio el trabajo y él trabajo con el señor checano que era el sub contratado del señor Paolo. En ese estado la representación judicial de la empresa demandada utilizó su derecho de repreguntar al testigo el cual manifestó lo siguiente: haber comenzado dos (02) meses de iniciada la obra y que sabe lo dicho anteriormente, por ser el encargado de los desempleados y que sabe que el ciudadano RAMÓN ALVAREZ era el vigilante porque el contratista se lo dio a conocer; que su horario era desde las siete de la mañana (07:00 a.m.) hasta las siete de la noche (07:00 p.m.), de lunes a viernes y que el horario del ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ era las veinticuatro (24) horas del día, porque en la mañana cuando llegaba lo veía y en la noche como es vecino de la obra también lo veía; que cuando dejó de trabajar el señor Paolo le pidió que trabajara para él como caporal y sin sueldo lo cual negó, y le pidió que se encargara de la vigilancia y el no acepto que botaran al señor. Igualmente el Juez a-quo utilizó su derecho de repreguntar al testigo el cual manifestó: que el ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ trabajaba para la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, porque desde el día que se inició la obra él (entiéndase: testigo) llegó a pedir un puesto de trabajo; que los dos iniciaron la obra, Paolo y Checano, quien era el sub-contratista; por último, afirmó que el encargado del señor Paolo era quien le pagada al reclamante.
Valoración:

Del análisis realizado a la testimonial rendida por el ciudadano WILMER ANTONIO GARCÍA, se observa que el testigo resulta ser presencial de los hechos narrados dado que prestó servicio con el demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ y WILMER ANTONIO GARCÍA en la obra de construcción de cinco (05) Ton house como maestro de obra, el cual fue contratado por un señor llamado Checano, quien era el subcontratista que le prestaba sus servicios a la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, motivo por lo cual en aplicación de la regla de la sana crítica establecida en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo se le otorga valor probatorio demostrando que el ciudadano RAMON ALVAREZ prestó servicios personales como vigilante en la construcción de cinco (05) Ton house. Así se decide.

Con relación a la testimonial rendida por el ciudadano ARCENIO JOAQUÍN CALDERA, manifestó conocer al ciudadano RAMON ALVAREZ porque trabaja por su casa desde hace dos (02) años; que él (testigo) reside en Ciudad Ojeda, Barrio Simón Bolívar, calle 34, callejón Lirio; que el ciudadano RAMON ALVAREZ trabajaba diagonal a su casa en unos Ton house, que trabajaba allí como vigilante en el día y en la noche; que no tiene conocimiento de quien compró el terreno, y que solo ha visto al demandante el mes de junio, julio de 2007 allí; que todavía el ciudadano RAMON ALVAREZ se encuentra actualmente trabajando allí y actualmente el vive por allí. En ese estado la representación judicial de la empresa demandada utilizó su derecho de repreguntar al testigo el cual manifestó lo siguiente: no saber el nombre de la empresa para la cual trabaja el ciudadano RAMON ALVAREZ; que siempre veía una camioneta llegando allí; que sabe que el reclamante laboraba en esa obra porque lo veía abriendo y cerrando el portón; que prestaba sus servicios personales en otra empresa, desde las 07:00 a.m. hasta las 12:00 m y desde las 02:00 a.m. hasta 04:00 p.m, y que le constan que el ciudadano RAMÓN ALVAREZ prestaba sus servicios laborales porque a cada rato iba para su casa porque era office boy, y daba vueltas; que no sabe para cual empresa trabajaba sino que estaba siempre en la construcción.

Valoración:

De la declaración rendida por el ciudadano ARCENIO JOAQUÍN CALDERA, se observa que el mismo no presenta conocimiento alguno con relación a la empresa que contrató al ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ para desempeñar sus laborales de vigilante, ni del horario, ni del salario, motivo por lo cual no resulta ser un testigo confiable con relación a los hechos señalados, motivo por lo cual quien decide de conformidad con la regla de la sana crítica establecida en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo se desecha y no se le otorga valor probatorio alguno. Así se decide.

Con relación a la testimonial rendida por el ciudadano JOSÉ LEONARDO ROJAS, el mismo manifestó no conocer al ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ, motivo por lo cual en aplicación de la regla de la sana crítica establecida en el artículo 10 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo se desecha y no se le otorga valor probatorio alguno. Así se decide.


Se deja constancia que la empresa demandada ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, no promovió prueba alguna en el presente asunto. Así se establece.

CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

Ahora bien, analizadas las pruebas aportadas por la parte demandante en el presente asunto, esta Alzada procede a pronunciarse sobre los hechos controvertidos determinados en el caso de marras, específicamente aquellos hechos objetos de la presente apelación, conforme a los hechos que se desprendan de las pruebas evacuadas en el tribunal de la causa, las cuales han sido apreciadas bajo el principio de la unidad de la prueba y la sana crítica por esta Alzada.

En atención al análisis del presente asunto es de observar que la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ recurrió en contra de la sentencia dictada por el Juzgador Noveno de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, motivo por el cual esta Alzada procede a realizar el análisis del presente asunto atendiendo a los hechos constitutivos del recurso de apelación interpuesto.

Seguidamente se procede a resolver la presente controversia en los siguientes términos:

DEL RECURSO DE APELACIÓN DEL DEMANDANTE
CIUDADANO RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ

Seguidamente procede quien decide a entrar a verificar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ.

Así tenemos, que la presente controversia se centra en determinar la existencia o no de la laboral entre el ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ VERA y la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A. recayendo en cabeza del demandante la carga probatoria de demostrar su pretensión, es decir, la demostración de la prestación del servicio personal, la subordinación y la remuneración, ya que la empresa demandada negó la relación laboral en la litis contestación, en este sentido es preciso señalar que toda relación en la que se pretenda atribuir la connotación de laboralidad, se hace forzosamente evidenciar la prestación de un servicio personal de un sujeto a quien reconocemos como trabajador para con otro a quien calificamos como patrono, bajo esta óptica, corresponde a quien se abroga la condición de trabajador, demostrar (probar) la ejecución personal de un servicio para otro, y solo cumpliendo con dicha carga podrá presumirse la relación de trabajo entre el que presta el servicio y el que lo recibe, dada la posibilidad de desvirtuar la supuesta vinculación laboral por la inexistencia de alguno de los elementos constitutivos de la relación de trabajo, pero en todo caso corresponde al supuesto patrono demostrarlo. (Sent. 16-03-2000 y 28-05-2002 Sala de Casación Social de Tribunal Supremo de Justicia).

Conforme a lo antes expuesto considera necesario quien decide vislumbrar como punto de partida para determinar el presente caso bajo estudio el contenido normativo establecido en el único aparte artículo 65 de la Ley Orgánica del Trabajo, el cual prevé lo siguiente:

“Se presumirá la existencia de una relación de trabajo entre quien presta un servicio personal y quien lo reciba”

De la norma in comento se consagra la presunción de laboralidad, primeramente la existencia de una relación de trabajo, a saber, la cual por mandato legal expreso, se tiene por plenamente probada, salvo prueba plena en contrario, es decir, que el juez debe tener por probado fuera de otra consideración la existencia de una relación de trabajo, con todas sus características, tales como el desempeño de la labor por cuenta ajena, la subordinación y el salario (en aquellos caso donde este demostrada la prestación de un servicio aunque no se calificado como laboral).

Para mayor abundamiento, bastaría la prueba de prestación de un servicio personal para otro, para que quede acreditada la existencia de la relación de trabajo, pues, en tal supuesto la subordinación también se presumirá, al menos que el presunto empleador demuestre el carácter autónomo, libre o independiente de los servicios recibidos, por lo que se trata de una presunción iuris tantum, por consiguiente, admite prueba en contrario, y el pretendido patrono puede, en el caso, alegar y demostrar la existencia de un hecho o conjunto de hechos que permitan desvirtuar la existencia de la relación de trabajo. (Referencia jurisprudencial: Tribunal Supremo de Justicia en sala de Casación Social de fecha: 11-05-2004).

Ahora bien en el presente asunto la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ, tiene la carga de acreditar a los autos algún medio de prueba que permita demostrar la relación laboral alegada en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A. por cuanto la relación laboral fue negada en forma expresa por la empresa demandada en la oportunidad de dar contestación a la demanda, con relación al cabo sub iudice, la Sala de Casación Social en sentencia de fecha: 17-04-2007 caso: William Thomas Steadham Tippett y otros contra la sociedad mercantil Pride International, C.A.), estableció lo siguiente:

“ (…) Por su parte, el nuevo cuerpo adjetivo laboral contiene una previsión en este mismo sentido, la contenida en el artículo 72 de la Ley Orgánica del Trabajo, que establece: “Cuando corresponda al trabajador probar la relación de trabajo gozará de la presunción de su existencia, cualquiera que fuere su posición en la relación procesal”.
En sentencia Nº 61 de fecha 16 de marzo de 2000, con ponencia del Magistrado Juan Rafael Perdomo, esta Sala de Casación Social interpretó la norma contenida en el pre-nombrado artículo 65 de la Ley Orgánica del Trabajo, criterio éste que hoy se reitera, y donde se dejó establecido que conforme a lo previsto en el artículo 1.397 del Código Civil, esta presunción legal, dispensa de toda prueba a quien la tiene a su favor, la cual permite, partiendo de las consecuencias de un hecho conocido -la prestación de un servicio personal- establecer un hecho desconocido -la existencia de una relación de trabajo-, salvo prueba en contrario, es decir, cuando el patrono logre desvirtuar la existencia de la relación laboral por no cumplirse alguna de las condiciones para su existencia…” (Subrayado y negritas del Tribunal)


Al verificar el cúmulo de pruebas insertas en los autos resulta importante verificar si el actor logró demostrar el vinculó jurídico laboral que adujo en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A. o por lo menos la existencia de una prestación de servicios personal (presunción del artículo 65 de la Ley Orgánica del Trabajo). Bajo esta óptica se hizo revisión de los medios de pruebas promovidos por la parte demandante primeramente lo que se refirió a la prueba documental constituida por el expediente administrativo levantado por ante el órgano de la Inspectoría del Trabajo, el cual resulto desechado por esta Alzada a no aportar elemento de prueba alguno que clarificaran los hechos de marras, y con relación a la prueba testimonial rendidas por los ciudadanos JOSÉ LEONARDO ROJAS, ARCENIO JOAQUÍN CALDERA y WILMER ANTONIO GARCÍA el demandante con tales medios de prueba no logró demostrar la vinculación jurídica laboral alegada en contra de la demandada, por cuanto tal como se señaló al momento de realizar la apreciación de las mismas sólo resultó apreciada la testimonial rendida por el ciudadano WILMER ANTONIO GARCIA a los fines de dejar como demostrado que el ciudadano RAMON ALVAREZ prestó servicios personales como vigilante en la construcción de cinco (05) Ton house, no resultando suficiente los hechos que de tal testimonial se desprenden para dar por demostrada a favor del demandante la presunción laboralidad, es decir, que el ciudadano RAMÓN ÁLVAREZ prestó servicios personales a favor de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., en este sentido, al tener el actor toda la carga sobre sus hombros de demostrar la relación laboral debió incorporar medios de pruebas con tal fin que crearan convicción en la mente y conciencia de quien decide de que lo alegado estaba probado.

Asimismo con relación a las testimoniales rendidas por los ciudadanos JOSÉ LEONARDO ROJAS y ARCENIO JOAQUÍN CALDERA, las mismas resultaron desechadas, por cuanto el primero manifestó no conocer al testigo y el otro no resulto ser un testigo confiable al señalar no saber quien contrato al actor, motivo por lo cual mal puede pretender la representación judicial de la parte demandante que con tales medio de pruebas den por demostrada la relación laboral alegada, al no constituir dichos medios de pruebas suficientes para dar por probada la relación laboral.

Así pues al observar que en el presente asunto no existe duda significativas con relación a la no existencia de la relación laboral, por cuanto indudablemente el actor de autos, no cumplió con su carga probatoria de demostrar la existencia de una prestación de servicio personal a favor de la empresa demandada ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A, para hacerse acreedor de la presunción legal contenida en el artículo 65 de la Ley Orgánica del Trabajo antes señalado, al ser desechados todos los medios de pruebas incorporados por el demandante, y al no haber producido, presunción de la prestación del servicios, de la remuneración o de la subordinación, concluye indefectiblemente esta Alzada y salvo mejor criterio en la improcedencia de la presente acción incoada por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ en contra de la empresa ITALIANA DE CONSTRUCCIÓN C.A., al no lograr demostrar su cualidad de trabajador, debiendo ser desestimado el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante. Así se decide.-

Con relación a la condenatoria en costas hecha al demandante la misma resulta procedente al resultar desestimado el presente recurso de apelación, y que al no lograr demostrar el demandante el carácter de trabajador, no le es aplicables la disposición establecida en el artículo 64 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, tal como lo estableció el Juez de la recurrida en el dispositivo del fallo apelado, quedando incólume el dispositivo del fallo de primera instancia en virtud del principio de la reformatio in peius aplicada a favor del demandante. Así se decide.

En consecuencia se declara SIN LUGAR la demanda interpuesta por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ en contra la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, por motivo de cobro de prestaciones sociales y otros conceptos laborales, y sin lugar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante ciudadano RAMÓN LEONARDO ALVAREZ contra la sentencia de fecha: 18 de mayo de 2009 dictada por el Juzgado Noveno de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, resultando confirmado el fallo apelado en virtud de los argumentos de hecho y de derecho expuesto en la presente decisión. Así se resuelve.-

PARTE DISPOSITIVA

En consecuencia, por los fundamentos antes expuestos, este JUZGADO SUPERIOR TERCERO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, con sede en la Ciudad de Cabimas, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:

PRIMERO: SIN LUGAR el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante recurrente en contra de la decisión de fecha: 18-05-2009 dictada por el Juzgado Noveno de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas.

SEGUNDO: SIN LUGAR la demanda interpuesta por el ciudadano RAMÓN LEONARDO ÁLVAREZ en contra la sociedad mercantil ITALIANA DE CONSTRUCCIONES CA, por motivo de cobro de prestaciones sociales y otros conceptos laborales.

TERCERO: SE CONFIRMA el fallo apelado.-

CUARTO: SE HACE CONDENATORIA EN COSTAS a la parte demandante recurrente dada la improcedencia del recurso de apelación interpuesto.-

Se ordena expedir copia certificada de esta Sentencia por Secretaría a los fines previstos en el artículo 248 del Código de Procedimiento Civil, en concordancia con el artículo 1.384 del Código Civil y Ordinales 3ero y 9º del artículo 72 de la Ley Orgánica del Poder Judicial vigente.

PUBLÍQUESE Y REGÍSTRESE. DÉJESE COPIA CERTIFICADA POR SECRETARÍA DEL PRESENTE FALLO TODO DE CONFORMIDAD CON LO ESTABLECIDO EN EL NUMERAL 3 DEL ARTICULO 21 DE LA LEY ORGANICA PROCESAL DEL TRABAJO.

Dada, sellada y firmada en la sala de Despacho del JUZGADO SUPERIOR TERCERO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA, en Cabimas a los Primero (01) días del mes de Julio de dos mil Diez (2.010). Siendo las 01:24 p.m. Año: 200° de la Independencia y 151° de la Federación.


ABG. YACQUELINNE SILVA FERNÁNDEZ
JUEZA SUPERIOR DEL TRABAJO



ABG. DEYANIRA GRANT ALBORNOZ
SECRETARIA JUDICIAL



Siendo las 01:24 de la tarde la Secretaria Judicial adscrita a éste Juzgado Superior del Trabajo deja constancia expresa que se dictó y publicó la presente decisión.

ABG. DEYANIRA GRANT ALBORNOZ
SECRETARIA JUDICIAL

YSF/DG.-
ASUNTO: VP21-R-2010-000099.
Resolución número: PJ0082010000116.-